"Gustavo se animó a darse una nueva oportunidad en términos de amor. Y en la noche porteña se mostró muy bien acompañado por su nueva media naranja. Con una joven morocha de buenas curvas, el artista se acercó hasta el hotel Meliá, sobre calle Reconquista, y sorprendió a todos con su nueva relación",  puede leerse en la revista Papparazzi junto con varias fotos del actor acompañado por "la misteriosa morocha". 

 

 

 

 

Pero, en realidad no se trata de un nuevo romance sino de la hija del actor- que también es actriz- Tamara Garzón;  fruto de su relación con la fallecida Alicia Zanca con la que Gustavo también tuvo a los mellizos Juan y Mariano. 

 

 

El actor se tomó con humor la confusión y aclaró "mi novia demasiado parecida a mí"