Según el testimonio, los dos cabecillas de los violentos se habrían llegado a reunir con representantes del grupo de futbolistas el pasado 5 de febrero. 

El pasado lunes 11 de marzo, la fiscal María Alejandra Olmos Coronel había citado a declarar en calidad de testigos al entrenador Eduardo Coudet y al capitán Lisandro López, sin embargo, no se presentaron. Y volverán a ser convocados en breve por la Justicia.

 

 

El periodista Gustavo Grabia contó en TyC Sports que el utilero, en su denuncia, señaló que los barras lo venían "apretando" para que entregara indumentaria y pactara una reunión con el plantel. 

Uno de los testimonios que tomó la fiscalía aseguraría que los barras conocían el sueldo de cada uno de los presentes y los montos de los premios que percibían por las victorias y objetivos cumplidos por Racing. Y que habría existido un pedido concreto de indumentaria y 30.000 dólares.

La Justicia pidió las las cámaras de seguridad, que ratificarían que uno de los barras señalados estuvo presente en el estadio aquel 5 de febrero.