El 7 de marzo de 1999, los simpatizantes de la academia impidieron el cierre del club, tras la famosa frase “Racing ha dejado de existir”. Hoy, 20 años después, el club goza de buena salud y está a punto de conseguir un nuevo campeonato.

Tras las palabras de la síndico Liliana Ripoll, que entendía la quiebra del club, los hinchas tuvieron una inédita reacción: se congregaron en el estadio “Presidente Perón” para alentar a su equipo, pese a que éste ya no podía jugar.

Alrededor de 30.000 hinchas colmaron el “Cilindro de Avellaneda” y, a la hora programada para el inicio del partido, empezaron a gritar y cantar de manera ensordecedora.

 

 

Tan fuerte fue la demostración de respaldo y la presión popular ejercida –que incluyó a personajes de la política nacional, del espectáculo y, obviamente, del deporte- que la Cámara de Apelaciones platense debió salir a “aclarar” su fallo y dio marcha atrás con la restricción deportiva. Así, Racing fue autorizado a competir otra vez en la Primera División.