Al término del partido y con la clasificación a la final asegurada, uno de los miembros de la seguridad privada de Boca se acercó a los jugadores de River y festejó con ellos.

El hecho se viralizó rápidamente, causando simpatía en el público. Sin embargo, esta tarde el periodista Martín Arévalo utilizó su cuenta de Twitter para filtrar el nombre del hombre y 'mandarlo en cana'. 

Para colmo luego anunció que lo echaron de su trabajo y luego borró el tuit.

Esto causó la indignación y el repudio de varios seguidores suyos y usuarios de Twitter: