Mala noticia para Boca y Carlos Zambrano: el futbolista peruano está siendo investigado por una causa en la que está acusado de atropellar a un repartidor al que atropelló en la Ciudad el pasado 2 de febrero.

"Lesiones culposas", reza la caratula que está a cargo de la Unidad Fiscal de Delitos, Contravenciones y Faltas Específicas del Ministerio Público porteño.

El hecho ocurrió en la intersección de las Avenidas Jujuy y Constitución. Desde el entorno del futbolista aseguran que se hizo cargo y no se fugó, pero cierto es que su auto (un Audi A4 blanco) fue encontrado a 400 metros de donde ocurrió el accidente, con una abolladura en la parte delantera izquierda.

 

El abogado de Zambrano, tres días después, en la Comisaría Vecinal 3B de la Policía de la Ciudad y la Fiscalía poniéndolo a disposición. A su vez, aseguran los allegados del central que el acompañante de Zambrano fue quien se quedó asistiendo al repartidor y el oficial de la Policía que estuvo en la situación declararía lo mismo.

Según trascendió desde la defensa del jugador, la culpa habría sido del repartidor, luego de hacer una maniobra imprudente. En contrario, el damnificado y su entorno afirman lo opuesto, que Carlos conducía en contramano y generó el accidente, luego de hacer “un giro de 90 grados”.

En dicha maniobra, según el denunciante, el automovilista aceleró y lo embistió. Luego de eso fue asistido y trasladado en una ambulancia al hospital Ramos Mejía.