Pese a la igualdad 2 a 2 cosechada en la ida, Daniel Angelici manifestó todo su optimismo y confianza para el partido de vuelta en el Monumental, que definirá el título.

"Sabemos que tenemos una gran final, que no es fácil, pero vamos a ir confiados, tenemos un buen plantel. El partido fue parejo, pero Boca demuestra que en todos los partidos hace goles", aseguró.

 

 

El allanamiento en el vestuario visitante

"No estoy de acuerdo con la requisa. Una vez que River llega al vestuario, no me afecta para nada lo que haga. Estoy convencido de que vamos a ser requisados como le tocó a ellos acá. Me parece muy excesivo que se le revise hasta la utilería a a un club profesional de fútbol", indicó. 

El árbitro y el VAR

Consultado sobre el uruguayo Andrés Cunha, Angelici fue cauto: "En una final como esta, no me gustaría ser árbitro. Son seres humanos que se pueden equivocar, pero tienen la ayuda del VAR. Pensar que un árbitro internacional pueda perjudicar a un equipo no pasa por mi cabeza. El partido lo ganan o pierden los jugadores".

 

 

La influencia de Macri

Para concluir, Angelici negó haberse reunido en las últimas horas con Mauricio Macri y contó que quienes lo hicieron fueron los mellizos Barros Schelotto.

"Los entrenadores vinieron a almorzar a la presidencia. A Macri le gusta mucho el fútbol, pero hace rato que no me reúno con él. El almuerzo fue solo con los entrenadores", cerró.