Malas noticias para Leo Ponzio. Este martes se confirmó que el próximo 3 de septiembre -dos días después del 'Superclásico' en el Monumental- comenzará en Valencia el juicio contra los 42 acusados de haber arreglado el partido de la Primera División de España entre Zaragoza y Levante, que se disputó en mayo de 2011.

Entre los 37 futbolistas imputados se encuentra el santafesino que desde 2012 juega en River pero que en aquel entonces era capitán de uno de los equipos.

 

 

La Audiencia Provincial de Valencia solicitó en enero de 2018 la reapertura de la investigación y la jueza inició los trámites de procesamiento para llevar a todos los implicados de nuevo al banquillo de los acusados. 

En total son 42 los apuntados y 37 son futbolistas. Entre los acusados figuran tres argentinos: además de Ponzio, Leonardo Franco (ya retirado) y Nicolás Bertolo (Banfield).

Este es el primer caso en la historia del fútbol de España en el que un posible arreglo de un partido llega a juicio y entre los involucrados aparecen otros jugadores reconocidos como Gabi (excapitán del Atlético de Madrid), Ander Herrera (PSG), Cristhian Stuani (Girona) y Vicente Iborra (Villarreal).

La decisión del fiscal fue pedir la misma pena para todos los implicados porque considera igual de grave el que intenta "comprar" como el que se deja sobornar: dos años de prisión (excarcelable) para cada jugador que estuvo presente en el partido y seis años de inhabilitación para todo lo relacionado con el fútbol.

Ponzio era capitán del Zaragoza en 2011 y según la Fiscalía de Anticorrupción, a cargo de Alejandro Luzón, fue uno de los jugadores que participaron activamente de la operación. 

Si es encontrado culpable, Ponzio y el resto de los futbolistas serán inhabilitados para jugar en España, aunque la Justicia puede pedirle a la FIFA que el castigo se haga extensible a los campeonatos de otras Federaciones.