Un día como hoy, pero hace 11 años, Argentina se clasificó al Mundial de Sudáfrica 2010 tras derrotar 1 a 0 a Uruguay, con gol de Mario Bolatti -aquel 5 de Huracán- por la última fecha de las Eliminatorias Sudamericanas.

Había clima de final en Montevideo, en las tribunas, en los vestuarios, en la antesala. Argentina no podía perder, Uruguay tenía que ganar. Quien firma esta nota tuvo como tarea la del cronista de campo de juego del lado uruguayo para la transmisión de AM 950 -por entonces radio Belgrano, hoy CNN-.

El final fue caliente, en la cancha y en la zona de vestuarios. El gol de Mario Bolatti a cinco minutos del final precipitaron las pulsaciones adentro y afuera.

Argentina 1 Uruguay 0 gol de Bolatti


Tras el final y los festejos y abrazos en el campo de juego -esta foto de Diego y Carlos Salvador Bilardo es de esa noche- hay una secuencia que es poco conocida. Maradona ya había dicho "que la chupen" a la salida del túnel, en el pasillo que conduce a los vestuarios del Centenario. Fue ante los micrófonos del cronista de TyC Sports y de nuestro compañero de la radio, Santiago Figueredo, quien cubría la Selección para la emisora.

 

La espera hacia la conferencia de prensa de Maradona fue tanta, que el productor de la radio me apostó -ya sin más protagonistas uruguayos con ánimo de hacer declaraciones- en aquella sala abarrotada de colegas y cámaras.

Pasó el comentario de Daniel Baretto -hoy en La Red-, pasaron los mensajes de los hinchas, pasaron casi todos los jugadores y dirigentes argentinos por los micrófonos de mi compañero, pasaron tres o cuatro tandas publicitarias.

"Ahí está Diego", dijo un colega en su micrófono y giré la vista hacia el escritorio del salón. Se alborotó el avispero y nos fuimos acercando todo cuanto pudimos. Enseguida me pusieron el aire: "Salió Diego, Casas, vamos con vos". Y yo entre las cámaras en el fondo, tratando de acercarme a los parlantes del salón para poder aprontar mi micrófono "handy"; en el camino, hablaba y miraba hacia adelante, los flashes ametrallaban al Diez y Diego fusilaba con la mirada a los cronistas de las primeras filas.

Al fin se sentó y dijo: “Al que no creyó en mí, o a los que no creyeron, con perdón de las damas… que la chupen. Que la sigan chupando. A los que me trataron como me trataron… sigan mamando”. Mientras Maradona hablaba, Juan Carlos "Toti" Pasman -en ese momento solo conocido en el ambiente del fútbol- hacía señas ampulosas para pedir el micrófono. Y allí fue, a recibir lo que buscaba. Maradona no lo dejó ni empezar siquiera: “Vos también Pasman, la tenés adentro”. 

LTA, tal la abreviatura inmortalizada que sirve para sintetizar una respuesta o un pensamiento. 

Posdata: tengo una imagen imborrable, tras bajar del barco. Hay varias cámaras y cronistas señalándonos. Pero no es a nosotros, atrás venía caminando Pasman, lo buscaban a él.