A principios de la década de 1770, un pintor español frecuenta la casa del artista polaco Tadeo Kuntz, en un viaje a Roma. Durante su estadía, conocerá al grabador Giovanni Batista Piranesi. La obra de éste impactará fuertemente en su memoria: no solamente por los tonos claroscuros, finísimamente texturados propios de la forma, sino también por un contenido extraño y llamativo: la vida lúgubre que retrata “Le carceri d´invenzione” le resultará un modelo, o más bien un punto de partida, para  experimentar no solo con el grabado, sino con sus propias intenciones estéticas.


En 1799 se publicaban Los Caprichos, una colección de grabados en aguafuerte y aguatinta que dan inicio a una producción extremadamente particular dentro de la obra del artista español Francisco de Goya y Lucientes, nacido en 1746 y muerto 82 años después. Ochenta  imágenes de matices negros, blancos y grises juegan con la mezcla entre fantasía y realidad para mostrar el costado escabroso, oculto y contradictorio del mundo, con críticas a la vida española en general y a las instituciones en las cuales se cimentaba la sociedad peninsular. La familia, la religión, el sistema educativo, los excesos y vicios del hombre de fines de siglo XVIII alternativamente, son ridiculizados y puestos en cuestión mediante una pericia imaginativa al servicio de nuevas técnicas que implementó el autor a su arte, con resultados controversiales para su tiempo, sí; aunque perdurables y admirables aún hasta nuestros días en igual medida.


La actualidad y vitalidad de ésta y otras colecciones de imágenes se puede recorrer, hoy por hoy, en las salas del Museo de artes visuales de la UNTREF: hasta el 2 de octubre, se podrá observar la completísima exposición “Goya: El sueño de un genio”, con entrada libre y gratuita. Para descubrir al público el mundo de uno de los grandes pilares de la historia del arte plástico español, junto con Velázquez y Picasso, la muestra pretende introducir un aspecto poderoso dentro la obra de Goya: el protagonizado por sus series de grabados, que se enmarcan en una producción mucho mayor, como bien dan cuenta como parte del material expuesto las líneas de tiempo, las proyecciones audiovisuales e incluso la obra de otros artistas (como la del artista argentino Juan Carlos Romero), cuyo complemento se descubre al recorrer los diversos espacios de exposición.


Las obras demuestran claramente cómo Goya articulaba un gran cuidado estilístico con una perspectiva social apabullantemente crítica, que queda a la vista en su serie Desastres de la Guerra, producida  por 82 grabados realizados entre los años 1810 y 1815. La invasión en España, en 1808, por parte de las tropas francesas y el combate fueron el disparador temático de la serie, así como las secuelas de los enfrentamientos y el posterior orden absolutista, reinstaurado por Fernando VII.

 

 

De la serie Los Proverbios o Disparates. Francisco de Goya y Lucientes, 1970. Décima edición. ©Biblioteca Lázaro Galdiano. Madrid
De la serie Los Proverbios o Disparates. Francisco de Goya y Lucientes, 1970. Décima edición. ©Biblioteca Lázaro Galdiano. Madrid

 


Así, se logra poner en evidencia el potencial, no solamente expresivo sino comunicativo, de la técnica : mediante los avances en la reproducción y la impresión, los grabados contaron con una transmisión inusitada en ese entonces. Para dar cuenta de este aspecto ligado a la tecnología, se incluye como parte de la exposición una descripción, a partir de páginas de la Enciclopedia de Diderot y D´Alembert, y elementos de taller propios del grabado.


Las más de 130 piezas disponibles para visitar son fruto de la colaboración entre el Museo Lázaro Galdiano de Madrid, el Museo Castagnino de Rosario y el Museo Nacional de Bellas Artes con la UNTREF, e incluye material  perteneciente a diversas colecciones de grabados que muestran la potencia del artista español: junto las mencionadas series Caprichos y los Desastres de la Guerra, encontramos también Tauromaquia, los Disparates y Toros de Burdeos

 

MUNTREF ARTES VISUALES
Sede Caseros

Valentín Gómez 4838. Caseros

Lunes a Domingos de 11 a 20 hs.

ENTRADA GRATUITA

Cómo llegar:

FF.CC. San Martín, Estación Caseros.

Líneas de Colectivos

237, 105, 53, 181, 123, 343 .