De acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el glaucoma es la segunda causa de ceguera en el mundo y muchos profesionales sostienen que podría atenderse con medicina cannábica que ofrece resultados superadores respecto de los tratamientos convencionales.

El director del Instituto de la Visión, Omar López Mato, explica que las propiedades vasodilatadoras de los cannabinoides, según estudios experimentales, permiten reducir la presión intraocular en pacientes con glaucoma y, al mismo tiempo, tener una acción neuroprotectora a nivel retinal.

"El humor acuoso es un líquido que se produce dentro del ojo en el campo ocular y que sirve para nutrir y oxigenar las distintas estructuras del ojo. Este líquido circula mediante los canales oculares para llegar a la cámara interior y luego es reabsorbido en el ángulo iridocorneal por una estructura canalicular que se llama Schlemm. Cualquier factor que retarde o bloquee el flujo provocará un aumento patológico en la presión intraocular (PIO) que afecta al nervio óptico atrofiándolo, entonces, se llama glaucoma", detalla Mato. 

Su origen puede ser hereditario, congénito, como efecto adverso por el uso de algunos fármacos o debido a enfermedades crónicas como la diabetes y, en todos estos casos, se van perdiendo de manera progresiva las fibras nerviosas del nervio óptico, lo que causa una neuropatía óptica que puede terminar en la ceguera permanente.

Actualmente el principal tratamiento para el glaucoma está enfocado en la administración de fármacos que reducen la presión intraocular al afectar, ya sea, la síntesis de humor acuoso o el flujo de salida de éste. Sin embargo, esto puede no ser suficiente para evitar la pérdida de campo visual provocada por la isquemia y la pérdida de neuronas de la retina.

Desde 1970 se han estudiado los efectos de distintas sustancias que actúan como protectoras del nervio óptico (llamadas neuroprotectoras) como el cannabis en el tratamiento del glaucoma. "Hoy las nuevas estrategias terapéuticas están orientadas en controlar la muerte celular de la retina y es por eso que los efectos neuroprotectores de los cannabinoides tendrían un rol fundamental", sostiene el especialista.

Un reciente estudio publicado por Despina K. y Cols (2015) informa que los cannabinoides podrían ser utilizados de manera eficaz en terapias de uso tópico para enfermedades neurodegenerativas de la retina, ya sea en solitario o como tratamiento combinado. 

"Hasta hoy en nuestro país el acceso a la medicación se hacía a través del autocultivo y en el mercado marginal. Sin ningún tipo de criterio medico, bioquímico, farmacológico y sin evidencia científica documentada. El primer paso que nosotros dimos a partir de la evidencia incontrastable de los resultados fue el de reconocer nuestra propia escasez de conocimientos sobre el tema", aseguró el oftalmólogo, especialista en endocannabinología Max Speir, asesor en el Centro Médico de Especialistas en el sistema endo cannabinoide (Cemesec). 

Avances legales

En la Argentina, a partir de la sanción de Ley Nacional Nº 27.350: "Investigación Médica y Científica del Uso Medicinal de la planta de Cannabis y sus derivados"  se logró que tenga la legalidad que el sistema necesitaba para poder ser atendido por los médicos capacitados y especializados.  Sin embargo, aún es limitado el uso a ciertos tratamientos y un grupo de oftalólogos presentó al ministerio de Salud la solicitud para que se lo considere al glaucoma entre los autorizados.

 "El glaucoma es una enfermedad neurodegenerativa por presión ocular. Hay varias líneas de tratamiento con medicina tradicional, pero todas apuntan a reducir la presión intraocular, ninguna a neuroprotección. Los cannabinoides tienen ambas funciones y casi no tienen efectos adversos", enfatiza Speir en diálogo con La Nación. 

Según manifiesta, "el camino de la aprobación es lento" y señala "Hay mucha desinformación médica". "En el mercado negro circula aceite que hacen pequeños productores pero no se puede tener control de calidad, por eso sería importante legislarlo", propone.

Hace un tiempo se llevó a cabo el primer congreso de medicina cannábica en la ciudad de Buenos Aires, organizado por la Universidad de Jerusalén. "Es notable cómo los médicos en el país carecen de información sobre las posibilidades terapéuticas del cannabis sativa (más conocido como marihuana). Probablemente, a medida se conozcan más indicaciones surjan otros grupos de presión para lograr extender las indicaciones de esta ley", sostiene en un escrito López Mato.

 

Datos clave a tener en cuenta 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el "glaucoma" constituye la segunda causa de ceguera en el mundo, por detrás de las "cataratas". Es una enfermedad crónica que conlleva a la pérdida de visión progresiva e irreversible.

Un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), órgano de las Naciones Unidas, determinó que el cannabidiol (CBD), molécula no psicoactiva de la planta cannabis Sativa L, no es una sustancia peligrosa que por el contrario, cuenta con un alto potencial terapéutico.

Efectos de los cannabinoides ante el Glaucoma: Vasodilatador periférico, hipotensor, reducción presión intraocular, neuroprotector retinal

 

Vía La Nación.