Finalmente lo reconocieron: el ministro de Finanzas, Luis Caputo, dijo sin pelos en la lengua que el plan económico de Cambiemos es lisa y llanamente "ajustar", eso sí "no brutalmente". 

Caputo se encuentra en Washington para el Foro del FMI, para ello cuatro medios argentinos se reunieron con el ministro, donde además habló sobre al nivel de endeudamiento y el déficit fiscal que el Gobierno pronosticó en 4,2% del PBI para el 2017.

También anunció que Pablo Quirno (jefe de gabinete del Ministerio) se encontraba en China para cerrar un acuerdo de financiamiento para el Belgrano Cargas

Ante las preguntas sobre el financiamiento y la entrada de dinero del exterior para infraestructura y la posibilidad de que el peso se desplomara, Caputo dijo que no creía que eso iba a suceder "en la medida en que hagamos las cosas bien y no nos pasemos con la deuda". 

Consultado ante la posibilidad de que haga falta ajustar para cumplir con aquello que estaba informando, el jefe de la cartera de Finanzas de Cambiemos dijo "lo que pasa es que lo vamos a ajustar" y agregó  "acá muchos critican y yo lo respeto, pero nuestra decisión es racional. El primer fiscalista es el Presidente", sentenció.

Frente a tales dichos reculó y aclaró que el tema es cómo se llega ahí "¿se puede hacer un ajuste brutal el primer año? La sociedad no lo habría aguantado.¿Se puede hacer en cuatro años? Sí, pero para eso tenemos que financiarlo".

Por último: "Por eso decidimos que hacer un ajuste en un año es hacerle sufrir a la sociedad algo que no vale la pena. Vos me dirás que lo sufren igual. Y sí. Pero la meta para nosotros es hacerlo gradualmente y mientras crecemos, porque así se sufre menos. Esto es mucho más digerible para la gente. Y además desde el punto de vista político sería inviable".

 

Fuente:Bae