Shayne Holland, un afroamericano oriundo de Indianápolis, Estados Unidos, fue atosigado por una mujer policía y la administradora de la residencia donde vive luego de negarse a dar la dirección de su casa cuando se relajaba a un costado de la pileta.

Si bien el hombre le mostró las llaves de su cuarto y le aseguró que pagó 1.600 dólares para hospedarse durante el resto del mes, la oficial continúo cuestionándolo.

Después de difundir en video en las redes sociales, los usuarios no tardaron en mostrar su indignación por lo sucedido.

 

 

Una mujer hispana fue discriminada frente a sus hijos en Estados Unidos

VIDEO RELACIONADO