Los oficiales del departamento de policía de Georgia, en Estados Unidos, David Harrison y Charles Bidinger, respondieron a una llamada de un hombre que marcó el 911 y al llegar al lugar lo vieron ensangrentado y con un cuchillo en mano.

El sujeto, identificado como Aaron Hong, de 23 años, utilizaba el arma blanca de forma agresiva e incluso llegó a autolesionarse con el objeto cortopunzante. Si bien los agentes le pidieron en reiteradas oportunidades que suelte el cuchillo, este hizo caso omiso y comenzó a avanzar hacia ellos. "Por favor señor, podemos ayudarlo, suelte el cuchillo", se lo escucha decir a uno de los policías.

Hong se abalanzó sobre Harrison para atacarlo y este no tuvo otra alternativa que disparar su arma. A pesar de haber recibido siete tiros, el joven volvió a levantarse empapado en sangre y tomó del cuello a uno de los agentes. "¡Dispárame!, gritó desafiante.

Las imágenes fueron capturadas por las cámaras corporales, que utilizan los efectivos en algunos condados de los Estados Unidos, para evitar casos de brutalidad policial.

Finalmente, Bidinger disparó cuatro veces más y el delincuente cayó al piso, aunque esta vez sin levantarse. Se desconoce si Hong perdió la vida o si logró sobrevivir.
 

 

 

Una policía mató a tiros a un criminar que intentó robarle en Brasil

VIDEO RELACIONADO