La “Mariposa paraguaya” es una posición sexual que últimamente se ha vuelto muy de moda y es ideal para aquellas parejas que constantemente buscan reinventarse para evitar que se acabe la pasión sexual.

La pose es muy simple y no hay que ser un experto para poder llevarla a cabo: el hombre debe estar recostado boca arriba y la mujer sobre él dando la espalda a su cara. De esta manera, la mujer tiene el control del ritmo y la profundidad.

 

 

Al tener los muslos flexionados y las piernas echadas hacia atrás dan la forma de alas de mariposa, de ahí el nombre de esta posición sexual.

Los expertos recomiendan este método para aquellas parejas que desean mantener su vida sexual activa y no quieren perder la pasión