"No pasás porque parecés un hombre y no estás tan buena como tu amiga". Con esas palabras, un empleado del boliche Rose in Rio, ubicado en el complejo Costa Salguero del barrio porteño de Palermo, le prohibió la entrada a la discoteca a una chica trans de 21 años únicamente por su aspecto físico.

“Fui a bailar el sábado. Federico Dickmann, un relacionista público del boliche, le dijo a mi amiga que no podía pasar porque no ‘era tan linda como ella’ y además porque estaba vestida, según él, como una puta. Mi amiga estaba exactamente vestida como yo. Sabían de antemano que yo soy una chica trans y por eso no me dejaron ingresar. Fui, me acerqué y le dije que no quería hacer un escándalo, que no quería escracharlos y que solo quería pasar un buen rato. Pero no hubo caso. No me dejaron entrar”, contó Kiara Acosta en diálogo con Infobae.

 

ROSE IN RIO - @kiaraacostaok

 

En un momento, Kiara le advirtió de la gran cantidad de seguidores que ella tiene en las redes sociales (265 mil en Instagram y 15 mil en Twitter) y que viralizaría la situación, mientras lo filmaba. Sin embargo, a Dickmann pareció no importarle: “Tengo el mejor estudio de abogados. Perdés como en la guerra”, dijo el hombre. 

La joven lo siguió por las inmediaciones de la discoteca para avisarle nuevamente que iba a publicar lo que había pasado mientras él se alejaba, tratando de evitar cualquier tipo de contacto. “Sos un facho y un machirulo”, le gritó la chica.

 

@kiaraacostaok on Instagram: “YA! Por canal NET TV, #LasRubias de 15 a 16:30 hs me podes ver en la entrevista. (Voy a ver todas sus menciones) 🤩”

 

A partir de ahí, Kiara comenzó una fuerte campaña en las redes sociales para denunciar al boliche y específicamente a Dickmann. Grabó una serie de videos en los que pidió a sus miles de seguidores que no concurran a Rose in Rio, ya que se trata de un lugar con antecedentes por discriminación.

“Apenas publiqué, cientos de personas me escribieron denunciando situaciones similares, de gente que la discriminaron por mil motivos. Lo hice para que la gente no pase por lo mismo nuevamente. El machito de Federico Dickmann y el dueño del boliche Rose in rio, me discriminaron y rebotaron por ‘estar vestida como una puta y parecer hombre’, sabiendo que soy una chica trans. DENUNCIO este boliche, cancelado Rose in rio sos nefasto”, escribió Kiara en uno de sus posteos. Algunos de ellos, incluso, fueron replicados por artistas y periodistas de espectáculos.

“Esto pasa en el 90% de los boliches de Buenos Aires, todas las noches dejan afuera a chicas con excusas por no ser parte de un patrón hegemónico. Nos humillan, nos discriminan y nos hacen sentir mal con nosotras mismas”, expresó la joven. Debido a la repercusión, el relacionista público se comunicó personalmente con la joven y nuevamente le advirtió, a través de mensajes de audio, que “contaba con dinero y un gran equipo de abogados” para defenderse de las acusaciones. Fue una suerte de amenaza para que desistiera de la campaña en su contra. Pero Acosta se mantuvo decidida en la acusación y publicó esos mensajes en su perfil de Instagram.

Kiara decidió pedir asesoramiento en la Defensoría LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y trans) de la Ciudad. Allí le aconsejaron elevar una denuncia ante la justicia y el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI).

Fue así que Acosta se acercó hasta la Fiscalía de la Ciudad de Buenos Aires, donde denunció a Dickmann por discriminación y amenazas. En su caso intervino Mariela De Minicis, titular de la Fiscalía Contravencional y de Faltas 22 de la Ciudad, quien mantendrá hoy una entrevista con la joven e iniciará una investigación para determinar las responsabilidades tanto del empleado como de la discoteca.

“Intervenimos a partir de la denuncia de Kiara. Ahora se va a investigar. Por eso pedimos que ante cualquier caso de discriminación en la entrada de un boliche, hagan la denuncia. Tenemos personal atendiendo las 24 horas en el 0800 de la Fiscalía. Uno de los pilares de la gestión del nuevo fiscal de la Ciudad (Juan Bautista Mahiques) es luchar contra la discriminación en los boliches”, dijeron desde el organismo a Infobae. La joven, además, esta semana hará la denuncia ante el INADI, para lo cual ya pidió el formulario correspondiente.