La cadena de noticias estadounidense CNN fue atrapada con las manos en la masa organizando a un grupo de manifestantes, en su mayoría musulmanes, a quienes les entregaron carteles por la paz y de protesta contra el Estado Islámico luego del atentado ocurrido el pasado sábado en Londres. Una vez fabricada la escena, la reportera Becky Anderson salió en directo para dar la falsa noticia.

Un ciudadano fue quien logró filmar la insólita situación y luego lo publicó en su cuenta de Twitter. Según explicó, la BBC también pretendía aprovechar el escenario que indignó tanto a periodistas como al público general.

 

 

Desde el portal Daily Wire aseguran que con esto la cadena probablemente pretendía "promover la narrativa de una amplia oposición musulmana al Estado Islámico y al terrorismo islámico".

 

 

La cadena CNN se defendió a través del portal Mediaite. "El grupo de manifestantes que se encontraba en el cordón policial fue autorizado por los oficiales para que pudieran mostrar sus carteles a los medios de comunicación. El equipo de la CNN, junto a otros medios de comunicación que estaban presentes, simplemente les filmó haciendo eso".