Durante la tarde del lunes, un hombre que recorría las costas de la Península Valdés en su cuatriciclo, se encontró con perturbador hallazgo. En una playa sin acceso a vehículos, a 1800 metros de la costa, divisó 20 esqueletos humanos desparramados. Algunos de los restos óseos habían sido colocados en bolsas de consorcio rasgadas por factores ambientales.

La persona que realizó el descubrimiento, Adrián García, quien se encontraba paseando en cuatriciclo por uno de los médanos lindantes al paraje de Puerto Pirámides y en uno de los recorridos llegó a ver 3 cráneos que sobresalían de unas bolsas negras. Al detenerse a ver lo que ocurría contabilizaron cerca de 15 cráneos con sus respectivos cuerpos, con algunos restos embolsados y otros diseminados.

En diálogo con El Disenso, Adrián explicó que junto a su hermano se acercaron a la policía de Puerto Pirámides donde radicaron la denuncia y se les notificó que se acercaría al lugar una comisión especial de Rawson con especialistas para verificar el hallazgo. Al día siguiente las autoridades le explicaron a García que esos esqueletos hallados pertenecerían a un cementerio radicado en Puerto Piramides, donde se construyó un gimnasio para una escuela. Durante las obras, se encontraron los restos que ahora aparecieron en la playa.

Desde la cuenta de Twitter de la Jefatura de Policía de la provincia de Chubut, informaron que los restos óseos encontrados en los médanos de Playa Colombo "pertenecen a osamentas que datan de 3000 años. Las bolsas salieron a la superficie por los fuertes vientos de los últimos días. Personal de Criminalística trabaja junto con arqueólogos de @CONICETCenpat y a la Fiscal Lavenia"

Además informaron que los restos fueron puestos en bolsas por "arqueólogos" y que "el efecto del viento distribuyó las osamentas por la superficie".

 

Fuente: El Disenso