Misty Harrington-Stachler desató la polémica en las redes sociales luego de compartir un video donde se va a su hijo, de 10 años, mientras es tatuado en su casa ubicada en Ohio, Estados Unidos.

Como se puede observar en las imágenes, el pequeño parece estar lidiando sin problemas con el dolor mientras su hermana, Justice Oyeris, lo sostiene en su regazo, aunque a cada rato pregunta: “¿Ya terminó?

La divulgación del video y la indignación de los usuarios llegó hasta la policía de Bellefontaine, quienes señalaron que no pueden detener a la madre ya que esto no representa un delito. “El nene pidió que lo tatúen”, dijo el teniente de la policía local, Rick Herring.

 

 

 

Una nena de siete años se convierte en la tatuadora más joven del mundo

VIDEO RELACIONADO