Las heladas temperaturas y la tormenta de nieve sorprendieron a los residentes del habitual cálido estado de Florida que vieron nieve en sus jardines por primera vez en las últimas tres décadas. 

Aunque uno de los datos más llamativos fue la cantidad de iguanas que empezaron a aparecer congeladas en diversos lugares ante el clima adverso. 

 

 

"No asuman que están muertas", advirtió la especialista Kristen Sommers, quien aclaró que las iguanas- criaturas nativas de Centroamérica y Sudamérica- suelen paralizarse cuando las temperaturas están por debajo de los 10 grados Celsius. 

"Es demasiado frío para que se puedan mover", agregó Sommers.  Las iguanas no son el único reptil afectado por la ola de frío de esta semana: las tortugas marinas también se inmovilizan, aunque los especialistas recomiendan dejarlas solas ya que podrían sentirse amenazadas y morder. 

 

 

 

Varios medios locales registraron imágenes en las que se ve a las iguanas paralizadas en las calles y cerca de los árboles que habitualmente trepan, mientras que las tortugas, según la la Comisión de Conservación de Peces y Vida Silvestre de Florida (FWC, por sus siglas en inglés) han sido halladas flotando dentro del caparazón cerca de las costas. 

 

 

 

Las iguanas verdes son una especie invasora en Florida. "Esto provee una oportunidad de capturar algunas, pero no estoy segura de que las bajas temperaturas duren lo suficiente para hacer una diferencia", dijo Sommers y subrayó: "En la mayoría de los casos, van a volver a calentarse y a moverse, a menos que sean sacrificadas".