Mauricio Macri, Marcos Peña, Rogelio Frigerio y el titular de la agencia que administraba los bienes del Estado, Ramón Lanús fueron las personas denunciadas por la Oficina Anticorrupción por fingir subastas de terrenos del Estado que terminaban en manos de familiares, amigos y aportantes de campaña.

El perjuicio para el Estado por vender a precio vil esos terrenos en subastas fingidas supera los 74 millones de dólares.

 

"La toma de tierras VIP": La ayuda de Macri a sus amigos (parte 2)

 

El informe de C5N no se quedó en la denuncia sino que dio algunos ejemplos puntuales como por ejemplo el de Eduardo Costantini que se adjudicó unos terrenos en la zona de Puerto Madero por 50 millones de dólares cuando el precio de mercado estaba en 61 millones. En la subasta el empresario que había sido uno de los principales aportantes de la campaña de Macri competía con una de las empresas de Nicolás Caputo por lo que la denuncia indica que esas subastas eran fingidas.

Algo similar pasó en la provincia de Córdoba donde varios terrenos quedaron en manos de una empresa vinculada a la familia de la madre de Mauricio Macri también muy por debajo de su precio de mercado.