"Recibimos el informe y ahora estamos planificando cómo hacer modificaciones de orden más estructural que no tienen que ver con lo que pasó sino con lo que va a venir", destacó Sergio Bergman, tras recibir el documento de mano del titular de la la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU),  Mauro Vazón. 

La semana pasada, el informe de la CARU detalló el impacto de los efluentes de la pastera Orión (exBotnia) registran pocos "apartamientos de la normativa" en materia ambiental, en tanto los de la desembocadura del Gualeguaychú muestran irregularidades en todos los análisis; aunque el resultado del informe fue cuestionado por la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú.

Bergman adelantó que "las medidas que se tomarán van a tener que ver con cumplimentar los pendientes del fallo de La Haya, que son los 8 puntos de monitoreo y la extensión de los 500 km en el estudio del curso de agua".

En el informe, elaborado por el Comité Científico del organismo binacional, integrado por Argentina y Uruguay fue realizado por  pedido de la Corte Internacional de la Haya. 

"Es momento de avanzar hacia los temas pendientes, que se van a instruir en una visión que no tiene que ver con el conflicto sino con la sinergia y la complementación entre dos países hermanos que tenemos jurisdicción y responsabilidad en una mirada integral", señaló el ministro. Y agregó que este trabajo se realizará "sin dejar de atender lo que fue un punto de conflicto -que fue lo de la papelera- pero entendiendo que nosotros estamos para cuidar un bien y un recurso natural que tenemos que preservar, que es la cuenca hídrica en su totalidad".

 

 

 


Por último, tanto Bergman como Vazón estuvieron de acuerdo en que es necesario avanzar hacia ciertos objetivos específicos, para lograr un monitoreo integral del río. 

 

 

 

Fuente: Télam