"Si investigan, que investiguen lo que quieran. Ahora, la persecución es notoria. Cuando uno ve el caso del HSBC, o de JP Morgan, que no van para ningún lado, siempre aparece algo, o de cómo se quedaron con Papel Prensa durante la dictadura sin que nadie chiste y eso no se mueve, la sociedad sacará sus conclusiones de por que algunas cosas si y otras no", evaluó el legislador del Frente Para la Victoria por la provincia de Santa Cruz, Máximo Kirchner.

 

"Que la Justicia investigue me parece bárbaro, para eso está. Hasta debería investigarse muchas veces a sí misma", agregó en declaraciones a radio Del Plata.

 

 

El referente de La Cámpora vinculó las acusaciones mediáticas contra la ex mandataria con la situación que complicó a la presidente de Brasil, Dilma Roussef, y al ex mandatario Luiz Inácio Lula Da Silva, y las catalogó como una forma de "tomar revancha".

 

Consideró que el avance contra ex y actuales gobernantes de la región "es un embate muy fuerte. Los gobiernos tiene aciertos y errores, pero hay sectores que por las posiciones que han tenido estos países políticamente quieren revancha, obviamente. Es una revancha a cualquier costo. Va a haber dirigentes que van a sufrir más o menos consecuencias, pero finalmente es aleccionar a los pueblos", expresó.

 

Mientras el Senado discute el acuerdo con los holdouts, proyecto que contó con el apoyo de muchos legisladores del PJ en Diputados, el dirigente expresó: "No me desvelaba en particular la interna del peronismo, pero si quienes agachan la cabeza ante los fondos buitre lo quieren conducir, seguramente haya una disputa política porque se va a trasladar a todos lados". Y agregó: "Esto no es una cuestión de chauvinismo, sino racional. Para nosotros, que el peronismo agache la cabeza así no nos representa".

 

En tanto, Máximo Kirchner explicó que el Gobierno "viene a reducir el poder adquisitivo de la gente, a decirles que es una fantasía que pueden tener trabajo y que lo real es esto", y se diferenció: "En estos años hemos logrado que grandes porciones de excluidos mejoraran ostensiblemente su situación económica, social y cultural, a través de diferentes herramientas para que pudieran acceder a beneficios culturales, o cuestiones tan simples como el fútbol".