La periodista Laura Di Marco publicó una nota en la Nación que afirma que AstraZeneca y a mAbxience para frenar el acuerdo con otro laboratorio.

Quien salió a desmentir todo esto no fue otro que Hugo Sigman, el empresario que es accionista de una de las empresas que trabajan en el desarrollo de algo tan importante para el mundo como la vacuna que podrá sacar a los humanos del sufrimiento de la pandemia.

"Se formulan una serie de afirmaciones que quisiera aclarar", arrancó Sigman un largo hilo de tuits en los que desmintió la fake news: 

 

Hugo Sigman on Twitter

 

"La nota habla de un supuesto lobby de "amigos empresarios del Gobierno" para "trabar el acuerdo con Pfizer", compañía con la que desde hace muchos años mantenemos una excelente relación, y priorizar la vacuna de AstraZeneca", dice el texto.

"En este sentido, vale la pena aclarar que mAbxience, la compañía de la que soy accionista, no vende la vacuna de AstraZeneca al @msalnacion, sino que produce el principio activo, que es enviado a México, donde otro laboratorio, Liomont, se encarga de fraccionarlo y envasarlo. Una vez completado el proceso, las vacunas son enviadas a AstraZeneca, quien la vende y la distribuye a los diferentes países de América Latina, incluyendo la Argentina, a un precio bajo, porque no obtiene beneficios mientras dure la pandemia", continúa. 

"Es decir que mAbxience no vende ni entrega la vacuna, y no ha firmado acuerdos con ningún gobierno en relación con esta vacuna. AstraZeneca eligió la planta de mAbxience para producir la vacuna por su alta tecnología y la capacidad de sus profesionales. Nos ha pedido principio activo para fabricar 150 millones de dosis, de las cuales 22 millones (14,7% del total) están destinadas a la Argentina".

"Todas las dosis ya están comprometidas, en el marco de los acuerdos entre AstraZeneca y los distintos países de la región con excepción de Brasil".

"La Argentina va a necesitar más dosis que las que puede proveer AstraZeneca, por lo que no se entiende por qué habría de "trabar", como sostiene la nota, la llegada de otras vacunas."

Y contínua: "Sugerir que buscamos evitar que lleguen vacunas -y, por lo tanto, demorar la inmunización de los argentinos- para obtener beneficios constituye una acusación gravísima, que la periodista no fundamenta en su artículo."

"Por otra parte, contra lo que sostiene la nota, la producción del principio activo por parte de mAbxience no ha sufrido ningún retraso y será exportada a México siguiendo el calendario original."

"Esta planta es un orgullo argentino, porque le ha dado autonomía e independencia a nuestro país a la hora de proveerse de estas tres vacunas críticas a un precio internacional", recuerda Sigman. 

Y el hilo finaliza: "Resulta difícil entender por qué, en lugar de sentirnos orgullosos por la fabricación de vacunas en nuestro país, sea contra la gripe o el Covid, se siembren dudas, sospechas y acusaciones a la moral sin fundamentos, socavando la autoestima de los argentinos y la dignidad de las personas en un momento tan sensible para la población."