Esta tarde, cuando el Grupo de Puebla concluya en Buenos Aires el encuentro que reunió a varios ex presidentes y líderes políticos de la región, habrá una mención a la grave situación que enfrenta el presidente boliviano Evo Morales, quien esta mañana tuvo que convocar a nuevas elecciones ante las protestas por fraude electoral.

A través de su Grupo de Auditores del Proceso Electoral, la OEA comunicó este domingo que “no puede validar los resultados de la presente elección, por lo que recomienda otro proceso electoral”. El presidente boliviano aceptó esta decisión y convocó a nuevos comicios, con el objetivo de apaciguar las protestas que se registran desde la cuestionada elección del pasado 20 de octubre.

En este marco, el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, llamó a Morales, y le manifestó su preocupación por lo que está ocurriendo, en especial cuando Morales le comentó que los manifestantes incendiaron la casa de su hermana.

Fernández le adelantó al presidente boliviano que el Grupo de Puebla emitirá un documento al concluir la reunión en el cual habrá una referencia a la situación de Bolivia.

 

Alberto Fernández on Twitter

 

El sábado por la mañana, en la primera jornada del encuentro del Grupo de Puebla, el presidente electo había hecho referencia a la situación en el país vecino, al relatar su charla telefónica de una hora con el presidente francés, Emmanuel Macron: “Me demoré en llegar porque tuve casi una hora de charla con el presidente de Francia; una charla espléndida, en la que hablamos de Lula, de Bolivia, de Chile, de todos los problemas de la región”.