"En un momento me separé de mis compañeros y quedé solo. Cuando estaba saliendo del predio, medio tema antes de que termine, me di vuelta y veo a un policía apuntándome", explicó Blicharski, cronista del sitio Rock.com.ar.

 

Y añadió: "Inmediatamente me tira; los perdigones me pegaron en el pecho y en el hombro. Salí del lugar y las primeras curaciones me las dio una vecina."

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Además, las fuerzas de seguridad habrían efectuado disparos y habrían lanzado gas lacrimógeno contra los concurrentes para sofocar unos disturbios iniciados antes del concierto, según acusa La Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi).

 

 

 

 

"Cuando salíamos del predio hacia el auto notábamos que había un ambiente caldeado. El público agitaba, pero la Policía estaba dispuesta a cualquier cosa y se notaba", relató Diego Fioravanti, fotógrafo de la revista Billboard, quien acompañaba a Blicharski.