Layane Dias, de 20 años, sufrió una infección bacteriana conocida como Staphylococcus aureus, la cual transmite enfermedades a través de la sangre, luego de colocarse un piercing en la nariz. A los pocos días comenzó a sufrir fuertes dolores en las piernas hasta que finalmente perdió la sensibilidad de casi todo su cuerpo.

La joven brasileña explicó que en la última perforación le sangró demasiado la nariz, por lo que la persona que efectuó el trabajo realizó una curación rápida antes de colocar el aro en aquella zona. "No le di importancia, creí que era algo muscular. Tomé un remedio, pero el dolor seguía ahí, intenso. Los dolores continuaron al día siguiente, todavía más fuertes", señaló.

 

 

"El médico me preguntó si había tenido alguna herida en la nariz o algo similar porque, tal como me explicó, esa bacteria suele generarse en las fosas. Fue entonces cuando le conté que me había hecho un piercing en la nariz", dijo Layane.

Después de ser sometida a una resonancia, los doctores notaron que tenía 500 mililitros de pus entre tres vértebras que presionaban su médula espinal. Para ese entonces, la joven ya no sentía las piernas.

 

 

"La pus podría haber una generado una infección que la podría haber matado. Al extraer el líquido, la médula se descomprimió y el cuadro de la paciente mejoró", explicó el cirujano que le salvó la vida, luego de la intervención quirúrgica que fue crucial para detener la progresión de la paraplejia.

 

 

Layane estuvo muy deprimida por el hecho de saber que no iba a poder volver a caminar, aunque después de estar dos meses internada comenzó a relacionarse con personas que se encuentran en la misma condición que ella y a realizar todo tipo de actividades como jugar al basquet y handball.