D'Kodia Laine es una estudiante de comunicación en Canberra y a sus 23 años, decidió tatuarse ambas manos para terminar con el problema que la aquejaba: no poder diferenciar la mano derecha de la izquierda.

Laine decidió entonces terminar para siempre con ese problema y se tatuó las letras 'L' por left o izquierda y la R por right o derecha.