Ocurrió en la localidad tailandesa de Ko Lanta, donde un hombre identificado como Naja encontró una serpiente pitón de cinco metros de largo y 30 kilos que se encontraba debajo de su cama.

El hombre notó la presencia del animal luego de escuchar ruidos extraños a primeras horas de la mañana. Para dominar al animal, Naja utilizó únicamente un palo de escoba y sus manos.

De acuerdo con la emisora Matichon, se trata de una serpiente que aterroriza a los habitantes desde hace más de 20 años. Los vecinos aseguraron que llegó a devorarse una gran cantidad de gallinas en todo ese tiempo.

Finalmente, el reptil fue liberado a varios kilómetros de la comunidad.