Las sensaciones no son buenas, ni puertas adentro ni afuera, ni en Rusia ni en Argentina. La selección no solo empató en el debut 1 a 1 ante Islandia sino que además tuvo puntos bajos elocuentes. 

Messi jugó su peor partido en la Selección y así y todo fue el que más buscó, erró un penal, 'desperdició' (leáse, no colgó de un ángulo) tres tiro libres al borde del área, y remató tres veces al arco; en una contuvo el arquero Halldorsson -figura del partido-, en la otra la pelota acarició el palo y en la última (de derecha), la tiró por arriba. 

Además, Biglia estuvo impreciso con la pelota -fue el primer cambio por Banega, que lució más o menos igual de cansino en su andar y precisión-, y Caballero no dio seguridad en arco y tuvo responsabilidad en el gol de Islandia

Di María tuvo un primer tiempo dónde se mostró, no chocó -y eso ya es mucho- y buscó siempre a Messi. Claro dispuso de poco juego y no usó a Tagliafico para generarse espacios en la quinta que armó sobre el sector izquierdo. 

El resto del equipo alternó buenas y malas, por caso Rojo, que perdió en la primera pero terminó el partido al borde del área rival empujando desde atrás. Salvio y Meza mostraron mucha predisposición para el juego pero les faltó una pata para pasar de tándem inofensivo por derecha a triángulo explosivo. 

Mascherano y Otamendi fueron de los más correctos para no pasar malos momentos en contras o posibles arranques de ataque de Islandia. Y pusieron en circulación de inmediato cada pelota 'basura' que recuperaron. 

Agüero fue de lo mejor sin dudas, y no solo por el gol -¡un golazo que se inventó de una pelota perdida!- sino porque pivoteó siempre cuando Messi encaró el área. Exigió entre gigantes y hubiera encontrado más espacio aún, suponemos, si hubiera compartido más que diez minutos junto a Higuaín en cancha. 



Y faltó pimienta arriba, el DT lo reconoció en conferencia con "mediocampistas que rompan" y verticalicen en los últimos metros para generar el caos necesarios para desordenar un planteo táctico rival insoportablemente prolijo. 

¿Qué falló el sistema táctico?

Quizás sí, lo mejor hubiera sido defender con tres y empezar cómo se terminó el partido: rodeando la manzana de Islandia.

¿Qué se podría haber apostado por otros nombres?

Tal vez, el tiempo puede confirmarlo o no si el entrenador le da una chance a Lo Celos, o a Enzo Pérez para darle más dinámica al mediocampo.

¿Qué los jugadores deben jugar con mayor injundia y nervio los partidos?

Es lo que se pide hace años, con otros entrenadores y con el sistema táctico que sea.

El rival, entiende el cronista, es el más difícil del Grupo D por todo lo que se vio este sábado. La sospecha es que Croacia y Nigeria no son tan disciplinados en defensa. Sí, pero son más bravos en ataque, sí, pero los nuestros con espacios y un Messi con sed de revancha, nos pueden dar los goles necesarios para ganar, los partidos y el Grupo, que son el primer objetivo.