Luego que Twitter le diera de baja su cuenta, el presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, realizó una serie de publicaciones desde el perfil del Gobierno (@POTUS) para atacar a la red social a la que acusó de “plataforma de izquierda radical”.

“Twitter ha ido más y más lejos en la prohibición de la libertad de expresión”, arrancó el republicando, que remarcó que “puede ser una empresa privada, pero sin el regalo del gobierno de la Sección 230 no existirían por mucho tiempo”.

 

A su vez, Trump aseguró que está “negociando con varios otros sitios”, y amenazó: “Pronto tendremos un gran anuncio, mientras también miramos la posibilidad de construir nuestra propia plataforma en un futuro próximo.

“¡No seremos silenciados!  Twitter no se trata de discurso libre, se trata de promover una plataforma de izquierda radical”, insistió el mandatario saliente. Las publicaciones estuvieron pocos segundos en línea, y fueron eliminadas por la red social.