Elke Vanbockrijck, la mujer que quería llevar a su hijo al Camp Nou

La única víctima belga, de 44 años, estaba de vacaciones con su marido y sus dos hijos. Para uno de ellos era el viaje de sus sueños porque iba a conocer el estadio donde juega su admirado Lionel Messi

Jared Tucker, un primer aniversario de boda roto

El estadounidense de 43 años celebraba con su mujer un año de matrimonio. Se levantó de la mesa para ir a los servicios un minuto antes de que ocurriera el atentado y ya no volvió

Luca Russo, un ingeniero informático con ganas de futuro

Italiano de 25 años, visitaba la ciudad con su novia. Hace un año había terminado la universidad y estrenaba un nuevo trabajo

Bruno Gulotta, un padre joven que dio la vida por su hijo

El informático italiano, de 35 años, caminaba con su familia por La Rambla cuando fue atropellado

Francisco López Rodríguez y Xavi

El granadino de 57 años era un tornero fresador que emigró a Cataluña en los sesenta. Su sobrino nieto, de 3 años, falleció junto a él después de caer del carrito y golpearse la cabeza al paso de la furgoneta

Ian Moore Wilson, un hombre de familia

El canadiense era una persona a la que le gustaba explorar nuevos lugares, generosa y que se rendía ante una buena cerveza

Ana María Suárez y la triste fiesta de cumpleños para su marido

La mujer zaragozana es la víctima mortal del atentado de Cambrils. Caminaba por el Paseo Marítimo con su esposo, Roque Oriol, y su hermana, Alicia Suárez, que siguen hospitalizados

 

La sonrisa perdida del mercado de La Boquería

Silvina Alejandra Pereyra, hispano-argentina de 40 años, asesinada el pasado jueves en el atentado de La Rambla, vivía en Barcelona desde hace más de 10 años

Carmen Lopardo, una jubilada argentina que buscaba la tranquilidad de Europa

Nacida en un pequeño pueblo italiano, Sasso di Castalda, en 1937 emigró a Buenos Aires de niña. Nunca perdió la nacionalidad italiana, pero se convirtió como tantos otros en una argentina más

 

El último paseo por La Rambla de Pepita Codina

La vecina de un pueblo cercano a Vic, de 75 años, caminaba por la céntrica calle de la capital con su hija, que está fuera de peligro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: El País