Las autoridades del estado mexicano de Jalisco intervinieron el viernes a la policía del municipio donde el joven Giovanni López fue asesinado, supuestamente a golpes, después de ser arrestado por agentes locales.

Además, detuvieron a tres policías como los presuntos responsables del homicidio que el jueves provocó fuertes disturbios en Guadalajara, la capital.

 

EMPIEZAN PROTESTAS POR MUERTE DE GIOVANNI

 

El gobernador Enrique Alfaro se comprometió a esclarecer el caso de violencia policial pero en rueda de prensa dijo que las protestas que acabaron con 28 detenidos, seis policías heridos, uno quemado, tres patrullas incendiadas y daños diversos al palacio de gobierno y otros edificios, tuvieron motivación política al vincular la muerte de López con su gestión de la pandemia y surgieron de los "sótanos del poder" en Ciudad de México.