"Quedé embarazada tres veces y me hizo abortar tres veces”, dijo una sobreviviente que tenía 15 años y que soportó la violencia durante 13 años. “He sido acosado sexualmente durante mucho tiempo, más de cien veces, y este abuso sexual ha creado traumas y recuerdo a lo largo de mi vida”, afirmó otro testigo. “Después de mi conversión, fui al sacerdote para que él me enseñara a leer las Escrituras durante la misa; y tocó mis partes privadas”, dijo un sacerdote de 53 años. Son algunos de los primeros testimonios cuyas desgrabaciones fueron reportadas a la prensa -y publicadas por CNN- por el Vaticano, luego de las primeras horas de la histórica cumbre.

El papa Francisco lidera un encuentro inédito en la historia católica: cerca de 200 líderes de iglesias de todo el mundo se reúnen en el Vaticano para abordar cómo instalar en los distintos niveles eclesiásticos, herramientas para detectar y denunciar los casos de abuso, en un cambio radical de postura: siempre habían sido silenciados y ocultados.

Según adelantó el pontífice la reunión se da “ante este flagelo de abuso sexual perpetrado por hombres de la iglesia en detrimento de menores”.

Mientras tanto, en una reunión previa, un grupo de víctimas exigieron respuestas concretas ante el comité organizador de la histórica cumbre y adelantaron, según publico elmundo.es que habrá movilizaciones: "Necesitamos acciones concretas y creíbles. El tiempo de las palabras ha pasado", le dijo Miguel Ángel Hurtado, un español que reveló su sufrimiento ante las cámaras.

Si bien durante el encuentro estarán las voces de las víctimas, serán apenas algunos los que relatarán sus casos en persona, mientras que otros testimonios se escucharán en video. Tampoco está previsto que Bergoglio se reúna directamente con los testigos.

 

Papa Francisco on Twitter