Luego de que Michelle Bachelet anunciara el último lunes que iniciaría una demanda contra Bolivia para que se determine que el que un tribunal de la ONU determine si el Silala es un río internacional cuyas aguas deben ser compartidas por ambos países, Evo Morales fue contundente con su posición. 

 

"Bolivia va a presentar una contrademanda. ¿Cuál es el argumento para la contrademanda? Para entender en términos populares, nos roban, usurpan, usufructúan nuestras aguas del Silala y nos demandan", ironizó el Presidente boliviano en una rueda de prensa en Cochabamba. 

Y agregó: ¿Qué clase de vecino es ese?" . Además planteó "Lo que está en territorio boliviano depende de los bolivianos, no de los chilenos" y solicitó dejar de pensar "como en tiempos de la colonia". Por otro lado, Chile anunció que no piensa "ceder territorio" y se mostró firme en su posición al igual que con la demanda marítima del pueblo boliviano.