La tensión entre Chile y Bolivia sigue su escalada no solo por la demanda de costa para el país que preside Evo Morales sino también porque ahora el mismo mandatario cuestionó que el país vecino no autorizó la entrada del ministro de Defensa, Reymi Ferreira, que deseaba visitar a los siete bolivianos detenidos en la cárcel de Alto Hospicio y comparó la decisión del gobierno de Bachelet “como en tiempo de dictadura”.

 

“Ahora, no dejan entrar a Ministro de Defensa como en tiempos de dictadura pinochetista. Todo por ocultar la verdad y defender el contrabando”, cuestionó Morales. 

 

Por su parte el ministro Ferreira señaló que “Lamentablemente nos dijeron que es un tema delicado y había que consultarlo con Santiago y bueno perdimos el avión de las 10 de la mañana, teníamos la esperanza que hasta la tarde la visa sea concedida, pero hasta ahora tampoco pudimos ir allá”. 

En el medio de la tensión que atraviesa a ambos países, en julio de 2016, Chile estableció los diplomáticos y funcionarios de Gobiernos bolivianos necesitan una visa para entrar en ese país después de la polémica por el viaje del entonces canciller David Choquehuanca a los puertos Iquique y Antofagasta para mostrar la discriminación y malos tratos a transportistas.

Ferreira quería ingresar a Chile luego de que la justicia de ese país acusó a  nueve bolivianos, dos militares y siete funcionarios aduaneros, de pretender robar nueve camiones cargados con mercadería de contrabando tras cruzar la frontera.

“El ministro de Defensa boliviano ha sido, en sus expresiones, un poco excedido y, por lo tanto, desde la perspectiva del Ministerio de Relaciones Exteriores determinará si le otorga la visa correspondiente”, expresó el ministro de Defensa de Chile, José Antonio Gómez.