La policía de la ciudad alemana de Múnich informó que el ataque ocurrido este viernes por la tarde en un centro comercial, en el que murieron 9 personas y 20 resultaron heridas de gravedad, fue ejecutado por un único sospechoso que se suicidó.

 

Según las autoridades, el sospechoso es un joven de 18 años de nacionalidad alemana e iraní. Hasta el momento se desconocen sus motivaciones.

 

En un principio las autoridades habían informado que buscaban a tres hombres como posibles responsables del ataque perpetrado en el centro comercial Olympia, una hipótesis ya descartada.

 

La policía no cree que el ataque esté relacionado al terrorismo. Sin embargo, el ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, dijo que los motivos del ataque todavía no se conocen completamente.

 

"Los motivos de este acto abominable aún no han sido esclarecidos completamente, seguimos pistas contradictorias", manifestó en un comunicado difundido por RIA Novosti.

 

La semana pasada, Niza fue la capital del terror cuando un hombre utilizó un camión para arrollar a cientos en el día festivo de la Toma de la Bastilla. Un total de 84 personas murieron y muchos otros permanecen hospitalizados. También la semana pasada, un intento de golpe de Estado en Turquía dejó más de 200 muertos y cientos más de heridos.