En promedio, el precio que pagó el consumidor en la góndola superó en 7,1 sólo en enero, a lo que recibió el productor en el campo, según informó hoy la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

La entidad indicó que el incremento fue impulsado principalmente, por la brecha de importes del brócoli, la manzana, el repollo, la frutilla y la cebolla. La diferencia entre lo que pagó el consumidor por los productos agropecuarios y lo que recibió el agricultor aumentó, 1,4% en ese mes.

Nuevamente se dieron desigualdades de entre 13 y 19 veces en alimentos como pera, acelga, arroz y manzana Roja, que desde que se comenzó la medición, mantienen distorsiones muy marcadas.