La vergüenza de haber fracaso ocasionó llantos. América se veía como uno de los amplios favoritos en el Mundial de Clubes, pero fiel a la historia de los equipos mexicanos, quedaron afuera en primera ronda ante el Guangzhou en el último minuto. En México comenzaron las cargadas.