Egidio Arévalo Ríos recordó la final contra River de la Copa Libertadores 2015, donde el Millonario logró consagrarse campeón del certamen continental tras golear 3-0 a Tigres de México, equipo donde jugaba por entonces.

El uruguayo contó que sus compañeros se vieron afectados psicológicamente por el impresionante marco del Monumental aquella noche.

"Te dabas cuenta enseguida, muchos estaban hipnotizados con el entorno y no preocupados por lo que iba a pasar adentro de la cancha. Éramos pocos los que sabíamos que nos estábamos jugando cosas importante adentro de la cancha", expresó el mediocampista en diálogo con Sport 890.

 

 

Pero eso no fue todo. El actual futbolista de Sud América de Uruguay, le reprochó a sus ex compañeros el poco compromiso: "Faltó actitud, no estaban acostumbrados como los jugadores sudamericanos a jugar una final de esta magnitud. Salimos 10/15 minutos antes a la cancha y estaban todos sorprendidos por el entorno". No esperes que te vuelvan a invitar a un asado, Arévalo.

 

 

"Nadie hablaba con nadie en el vestuario, había un silencio rotundo. Perdimos muchas cosas más allá de la gloria, dinero y prestigio. Ganar algo para el fútbol mexicano era algo importante. Sirvió para experiencia de jugadores y también del cuerpo técnico", sentenció.