"No hay más códigos. Ganan o muerte", quedó escrito este miércoles en una pared del predio de fútbol infantil rojinegro "Complejo Malvinas". 

 

En tanto, en Arroyito, frente a la cancha de Central quemaron 7 cubiertas contra un paredón pintado con los colores auriazules. La vecina contó que vio a varias personas que se bajaron de una camioneta blanca cerca de las 3 de la madrugada.

Autoridades de la provincia, jefes de la fuerza y dirigentes de Newell’s y Central coordinaron este martes el operativo: 550 uniformados estarán en las adyacencias del estadio. Otros 200 custodiarán traslados de planteles, público y zona claves de la ciudad.

No es la primera vez que ocurre. Una de las históricas y repudiables pintadas en Rosario: