"El intendente Diego Valenzuela habla de recuperar la confianza de la gente en la economía, ¿a qué se refiere? Los vecinos tienen miedo de perder su trabajo, cómo no pasaba desde el 2001", cuestionó Juan Debandi.

En diálogo con Diario Registrado, el diputado provincial y dirigente peronista de Tres de Febrero no dudó en responsabilizar al jefe comunal Diego Valenzuela y a Mauricio Macri por la crisis que atraviesan las fábricas automotrices Metalpar y Peugeot, radicadas en el distrito. 

"Es desesperante la situación que vive la industria en Tres de Febrero, con el cierre de Metalpar, la mayor planta de carrocerías del país, 500 familias quedan en la calle. Al mismo tiempo otra fábrica histórica de la zona, cómo es la planta de Peugeot, suspende más de 2.500 trabajadores, recortando sueldos y prestaciones", agregó Debandi. 

La preocupación no es solamente por los puestos industriales, sino por toda la economía de la zona. "No solo golpea la actividad del municipio por la pérdida directa de trabajo, decenas de comercios, almacenes, restaurantes se van a ver afectados por la falta de más de 3000 trabajadores

Un dato no menor es que, en 2016, el jefe comunal de Cambiemos visitó Metalpar, ubicada en la localidad de Loma Hermosa. En ese momento Valenzuela se mostraba sonriente junto a los empleados que hoy están en la calle. 

 

Valenzuela recorría Metalpar en 2016. Tres años después, la fábrica cierra por la crisis y la inacción política.
Valenzuela recorría Metalpar en 2016. Tres años después, la fábrica cierra por la crisis y la inacción política.

Metalpar era la fábrica de carrocerías de colectivos más grandes del país. Esta semana la compañía anunció el cierre de sus puertas dejando sin trabajo a más de quinientos trabajadores entre operarios, personal de mantenimiento, limpieza, seguridad y comedor. 

No corren mejor suerte los trabajadores de la planta de Peugeot, ubicada en El Palomar, lindante a Tres de Febrero, en la que ya se habla de 2.500 suspensiones.

Llamativamente, o no tanto, en 2017 el presidente Mauricio Macri, del mismo signo político que el intendente, estuvo en Peugeot palemó a trabajadores para la foto, empleados que quizás hoy se encuentran dentro de la nómina de suspendidos y con su salario recortado. 

 

 

En esa oportunidad, Macri aseguró que en diciembre de 2015 "se produjo un cambio" en el país que tenía que ver con "ser previsibles, confiables y parte del mundo global" que en esta instancia se traduce en "cómo producir automóviles para vender al mundo". Además remarcó que "de la mano de estas inversiones llega ese trabajo real,  productivo y de largo plazo". A las palabras se las llevó el viento. 

"Es claro que este modelo no tiene salida, no hay un solo indicador que mejore, lamentablemente la peor parte la están sufriendo nuestros vecinos y vecinas", opinó Debandi.