Octavio Cantarero, de 42 años, que ejerce como pastor en la Iglesia Pentecostal Príncipe de Paz, ubicada en la localidad estadounidense de Maryland, fue detenido por intentar violar a una joven, cuya edad no fue revelada, y una vez en la estación de policía le comentó a los agentes que todo había sido culpa de los "demonios".

El religioso fue detenido el pasado fin de semana cuando la víctima lo denunció ante la policía por un intento de violación en mayo del año vigente.

 

 

Según informó el NY Post, el pastor se acercó a la adolescente, que vivía en situación de calle, y le dijo que "era demasiado joven para vivir sola", por lo que la convenció para acomodarla en una habitación dentro de la iglesia y le dijo que ambos dormirían ahí. Fue así que durante una noche la víctima se despertó y encontró a Cantero sobre ella intentando violarla. La joven se resistió y logró que se detuviera. 

 

 

Cantero le pidió por favor que no le contara a nadie sobre lo sucedido y le dijo que la ayudaría a pagar su ropa, el alquiler y sus estudios. Además, culpó a la joven señalando que se vio tentado por sus "demonios", según declaró ante la policía.