La conductora y periodista de Telenoche y Noticiero Doce, de Córdoba,   Silvia Pérez Ruiz decidió hacer públicos los acosos que sufrió por parte de hombres mientras ejercía su oficio.

El Cispren (Círculo Sindical de la Prensa y la Comunicación de Córdoba) expresó solidaridad y surgieron luego múltiples mensajes de apoyo, entre ellos el del colectivo NiUnaMenos.

Pérez Ruiz contó cómo fue violentada física y verbalmente por Lito Cruz, Miguel del Sel y Roberto Sniezek, docente de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y secretario de Cultura del sindicato de televisión Satsaid Córdoba. 

 

 

“Hoy me siento con la esperanza de que esto pueda ayudar a otras mujeres, a otras periodistas y a otras alumnas de periodismo a que se animen a hablar. A que se acabe algo que yo tengo atravesado hace 10 años, porque lo pasé muy mal. Canal 10 fue la mejor experiencia de mi vida y el paso decisivo para que yo vaya a El Doce, pero también fue un contexto de crisis”, afirmó la periodista en su descargo. 

 

Lito Cruz y Miguel del Sel

Sobre lo ocurrido con Lito Cruz,  la periodista relató: “En 2009 fui al hotel a hacerle una nota. En el hall, antes de cruzar palabra, me dice: ‘¿Todo esto es tuyo?’ y me toca con la mano las dos tetas, como un escáner, manoseándome. Me quedé en shock y él hizo un chiste para salir. Yo pensaba en mi trabajo, en que tenía que llevar la nota, en que no podía volver al canal donde era nueva sin la nota. No sabía si me iban a creer, si me iban a retar”. Y aclara: “Yo lo comenté en el canal, no lo hice público porque, o no existía aún Twitter o no tenía la trascendencia de hoy. Me cuestionan que por qué ahora lo vengo a decir, pero es ahora que se vienen a enterar. Mucha gente lo sabía”.

Sobre la violenta experincia con el actor Miguel del Sel, cuenta: “Mucha gente sabe que me niego a entrevistarlo. Es una persona que no respeta a las mujeres porque es de otra época, en la que la mujer era un objeto. Fui a hacerle la nota a Santa Fe y en el camarín me roza el culo. Dudé si había sido impresión mía, pero luego me mira las tetas y el culo y me dice: ‘Ah, de atrás no estás nada mal tampoco’”.

Además planteó que hay “un machismo que se mete en un entramado laboral muy peligroso”. “Para una mujer hacer periodismo, y de espectáculos, y estar rodeada de gente famosa, te pone en una relación de poder desigual”, reflexionó Pérez Ruiz. 

 

La denuncia contra Roberto Sniezek

“Dejé un CV con el gerente de Recursos Humanos, y como le gustó mi perfil lo llamó a Sniezek para que me conozca. Luego tuve una reunión con Daniel Díaz, del directorio, y me contrató. Una semana después, Sniezek me llamó a su oficina y, agarrándome las manos, acariciándomelas cual novio, me decía que eran muy lindas. Al sacarle las manos, me preguntó de qué signo era y cuando le dije ‘Escorpio’, me dijo: ‘Ay, las escorpianas son fogosas’. Yo salí diciendo que tenía trabajo y al ser nueva no sabía a quién contarle. Empecé a esquivarlo. Un día, me lo crucé cuando subía al móvil y luego de preguntarme adónde iba tan apurada y yo contestarle que a Carlos Paz, me dijo: ‘Yo te llevaría, camino a Carlos Paz’. A buen entendedor…”, contó angustiada la periodista. 

Y agregó: “Al yo esquivarlo y cortarle el rostro, empezó a levantarme las notas de espectáculos, porque era director de cámaras del noticiero del mediodía, pero tenía injerencia en producción y en el contenido de las notas. Después siguió con una etapa de difamarme con los compañeros diciendo que yo cobraba un sueldo millonario”.

A raíz de las acusaciones sobre Sniezek, la Secretaría de Extensión de la Universidad Nacional de Córdoba puso a disposición el Programa de Género. “No sé aún qué voy a hacer. Pero si él me trata de mentirosa para defenderse, seguro que haré la denuncia. Lo que quiero es que las mujeres sepan que no estamos solas; hay mucha gente apoyando. Los jefes también deben madurar en esta postura. La tevé necesita de la mujer por muchas cuestiones, no se puede prescindir de nosotras; entonces, que nos empiecen a cuidar desde adentro”, aseguró.