Con 130 votos a favor contra 123, Diputados aprobó en generalel proyecto de modificación del Consejo de la Magistratura, que ahora deberá volver al Senado.

Pasadas las 5:30 de la mañana de este jueves, y con el recinto convertido en una olla a presión a punto de explotar, se aceptaron las modificaciones de la iniciativa.

Luego de la votación en particular, los diputados discutirán la limitación de las medidas cautelares contra el Estado nacional y la creación de tres nuevas cámaras de Casación.

Por diferencias y hasta con acusaciones de "fraude", la oposición se retiró del recinto cuando se trataba el artículo 2 del proyecto que terminó con 130 votos a favor.

Hubo varios cruces entre diputados, gritos, discusiones y acciones violentas, como la de la siempre polémica Elisa Carrió, que afirmó que denunciaría a Julian Domínguez, el presidente de la Cámara, por "violación de los deberes de funcionario público".

Pasadas las 7:30 de la mañana, la Cámara aprobó sin la presencia de la oposición la creación de tres nuevas Cámaras de Casación.

Cruce


La diputada Elisa Carrió, de la Coalición Cívica, planteó una cuestión de privilegio contra Diana Conti por considerar que como presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales había "impedido en vez de promover" el debate.

Por su parte Conti le contestó que los doce invitados que el martes expusieron sus opiniones sobre la reforma judicial en el plenario de comisiones fueron convocados por pedido de la oposición.

A favor

El diputado de Nuevo Encuentro Carlos Heller dijo que el proyecto busca "introducir el principio de legitimidad democrática y popular en uno de los poderes del Estado, aquel que históricamente ha sido más refractario a toda reforma y apertura". "Y que, paradójicamente, en un país como el nuestro con rupturas democráticas crónicas, ha demostrado una mayor continuidad" completó.

Diana Conti, por su parte, hizo referencia a la modificación de los miembros del Consejo de la Magistratura. Criticó a quienes hablaron de pactos oscuros entre el Máximo Tribunal y el Gobierno. "La Corte era prestigiosa para muchos, sobre todo para una hasta ayer, y en cuatro horas pasó a ser una Corte pactista, espuria y repugnante. En fin, valores de los que dicen sostener la democracia”, lanzó.

En contra

Para Margarita Stolbizer la reforma "se lleva puesto parte del sistema institucional". La diputada cree que "no hará a la justicia más transparente", debido a cómo se planteó el debate. "No somos un país serio, debatimos las reformas en tan solo horas, y esto en países serios tomaría años de debate. El oficialismo quiere partidizar a la Justicia. rechazo el proyecto por inconstitucional" sentenció.

Carrió, con su tradicional línea, dijo: "Vengo a acusar al presidente de la Corte Suprema por haber celebrado un pacto espurio y entregar a los jueces federales de la Nación. El Gobierno le da la caja y Lorenzetti les da sentencias. No estoy involucrando a la Corte, estoy hablando de Ricardo Lorenzetti y lo tengo por escrito".

Eduardo Amadeo, diputado del Peronismo Federal, expresó: "Si este proyecto avanza (Leonardo) Fariña podrá comprar champagne francés porque cada vez más será un apéndice de la política. Politización de la justicia es incompatible con el funcionamiento de la democracia". “La corrupción será piedra libre”, agregó.

El diputado de Proyecto Sur Fernando Solanas aseguró hoy que el oficialismo impulsa la reforma judicial para "garantizar el pacto de impunidad" con la "justicia federal penal" para que se sigan "encajonando las causas de corrupción" que rozan, dijo, "a la cúpula de este gobierno".

Con una carpa opositora frente al Congreso casi vacía, el dictamen lo anticipan al rededor de las 5 de la mañana.