El descubrimiento fue realizado por parte de un equipo dirigido por el arqueólogo de la estatal Academia China de Ciencias Sociales, Jiang Hongen, quien consideró que las 13 plantas de cannabis preservadas son un hallazgo "único".

Los ejemplares se hallaron en la tumba de un adulto de 35 años con aspecto caucásico, enterrado en la zona donde se encuentra el actual oasis de Turpan, al noroeste de China. El hombre estaba tendido en un lecho de madera con una almohada de esteras bajo su cabeza. 

Robert Clark, de la Asociación Internacional del Cáñamo, planteó que las nuevas evidencias "amplían nuestro conocimiento sobre cómo las antiguas culturas eurasiáticas utilizaban la planta en rituales y con usos médicos". 

 

Detalle de las plantas encontradas
Detalle de las plantas encontradas

 

Las plantas de marihuana, cada una de alrededor de un metro de longitud, fueron colocadas diagonalmente sobre el pecho del fallecido, con las raíces apuntando a su pelvis y la parte superior de las mismas colocadas justo bajo su barbilla.

Las pruebas de carbono indican que la tumba podría tener entre 2.400 y 2.800 años de antigüedad. El sepulcro es uno de los 240 que se han excavado en el cementerio de Jiayi de Turpan, y se cree que perteneció a la llamada cultura Subeixi, conocida también como el reino Gushi, que ocupó la zona- antigua Ruta de la Seda-  hace 2.000 o 3.000 años.

Otras tumbas halladas en la zona hace una década también mostraron evidencias del uso de cannabis, aunque en forma de semillas u hojas pulverizadas. Ésta es la primera vez que se han encontrado plantas enteras en la zona.

Fuente: EFE