Una familia vivió un aterrador momento al notar que un cocodrilo de 3,4 metros de largo había entrado en su casa, ubicada en Clerwater, Florida, Estados Unidos, rompiendo todo a su paso.

La dueña de la casa, María Wischhusen, de 77 años, se encerró en su habitación junto a su marido y luego llamó a la policía para pedir ayuda.

Agentes del Departamento de Vida Salvaje se hicieron presentes en la residencia y lograron capturar al cocodrilo que, como se puede observar en las imágenes, ofreció resistencia hasta el último momento.

Al parecer, el reptil salió de un lago ubicado muy cerca de la casa y logró adentrarse luego de destrozar una puerta de vidrio. 
 

 

 

Un cocodrilo se acercó a una residencia familiar y ¡tocó el timbre!

VIDEO RELACIONADO