Rsulán P, un youtuber de 16 años proveniente de la localidad rusa de Nizhni Taguil, en los Urales, decidió realizar un arriesgado experimento social en donde simulaba un secuestro en plena calle para ver la reacción de los transeúntes.

Como se puede observar en las imágenes, los amigos del joven lo llevan atado dentro de un auto y luego de dirigirse a un lugar concurrido dejan que se escape, con sus manos atadas, para rápidamente atraparlo y volver a meterlo dentro del vehículo.

Después de llevar a cabo varios “secuestros”, uno de los testigos alertó a la policía, que no tardaron en realizar un operativo para detener a los sospechosos.

Una vez en la comisaría los agentes le explicaron al joven que este tipo de experimentos pueden ser peligrosos ya que podrían haber usado un arma durante la detención.

 

Ruslán P finalmente reflexionó y se lamentó que mientras realizaba su experimento “las personas reales que se encontraban en una situación difícil podrían requerir la ayuda de la policía” y no estar perdiendo el tiempo en sus videos, cuyo objetivo es alcanzar la mayor cantidad de visitas posibles en las redes.

 

 

 

Los experimentos sociales que salieron terriblemente mal

VIDEO RELACIONADO