Un toro de lidia que se escapó de una finca de Villalba, a 30 kilómetros de Madrid, en España, embistió a tres patrulleros de la Guardia Civil que estaban siendo utilizados para cortar caminos y así lograr que el animal no se escape hacia zonas pobladas.

Sin embargo, el animal en ningún momento se dio por vencido y cuando embistió a uno de los autos casi lo tira por un precipicio, según se puede observar las imágenes difundidas por el diario El Mundo.

Finalmente, después de 30 minutos de estar persiguiendo al toro, la Guardia Civil logró acorralarlo y dispararle el dardo anestésico para poder devolverlo a la finca en compañía de un veterinario.

 

 

 

Un profesor demostró, con ayuda de sus alumnos, que los toros no reaccionan ante el color sino al movimiento

VIDEO RELACIONADO