Los habitantes de Lakewood, en Estados Unidos, siguieron paso a paso el tenso rescate de un ciervo que había quedado atrapado en el hielo del lago local y que ya estaba exhausto tras intentar sin éxito salir por sus propios medios. 

El animal logró mantenerse a flote gracias a sus enormes astas, aunque cuando llegaron los bomberos estaba totalmente inmóvil producto del cansancio como así también de las heladas aguas. 

 

 

(West Metro Fire Rescue)

 

Los rescatistas tuvieron que abrir un camino en el gélido lago para poder acceder al animal y sacarlo. Al principio el ciervo se resistió, pero luego comenzó a ceder. 

 

 

 

Acto seguido le trasladaron hasta una camioneta en la que descansó, cubierto de grandes mantas, durante más de tres horas. Poco después volvería a disfrutar de su libertad.