Una mujer que visitó el Bosque de los Monos de Sangeh, en Bali, Indonesia, recibió un tratamiento especial por parte de dos simios que se posaron sobre su regazo y comenzaron a tener sexo sin vergüenza alguna.

Para fortuna de la visitante, un guía turístico se acercó en su rescate y les arrojó comida a los monos para que la dejaran en paz. Definitivamente, no fue la foto que esperaba guardar para el recuerdo.

 

 

 

Dos monos tuvieron relaciones sexuales sobre la cabeza de un turista